Un invierno atípico

admin 18 abril, 2007 3

Que no cunda el pánico, finalmente ha nevado y, como dice el popular dicho: más vale tarde que nunca. Sin embargo la temporada de esquí del 2006/2007 será recordada como punto de inflexión en la industria del esquí y el snowboard en España y Europa, porque aunque no es la primera vez que el invierno se retrasa tanto, sí que es la primera vez que desde muchos frentes se ha asociado al denominado "calentamiento global del planeta".

La industria del esquí, del snowboard y del turismo invernal, en la que podemos englobar desde estaciones de esquí, marcas de material, agencias de viajes, medios de comunicación especializados, organizadores de eventos, profesores y monitores de actividades invernales y deportistas profesionales, hasta restaurantes, hoteles y alojamientos de montaña, técnicos, etcétera; vive y se nutre de una materia prima fundamental: la nieve. Y, por una lógica regla de tres, podemos llegar a la conclusión de que sin nieve, no hay negocio, y sin negocio, no hay industria. Por tanto, partimos de la base de que la nieve es, hoy en día, el motor de la industria de los deportes y turismo de invierno.

Asumida esta premisa, es bastante normal y lógico que esta temporada, que ha sido bastante atípica dada lo tardías que han llegado las nieves, haya saltado la señal de alarma desde distintos frentes en la industria de la nieve. Finalmente ha nevado, y además no poco, pero el simple hecho de que las nevadas se hayan retrasado un par de meses ya ha tenido sus consecuencias en todos los sectores asociados en mayor o menor medida a la nieve.

La temporada de esquí en la Península ha comenzado tradicionalmente en el denominado Puente de la Inmaculada, a primeros de diciembre. Lo normal siempre ha sido que por esas fechas los espesores de nieve permitiesen a un buen número de estaciones de la Península abrir, sino totalmente, parte de sus dominios. Aunque, todo hay que decirlo, muchos años eran unas estaciones las afortunadas y otras no, según por dónde hubiesen entrado las primeras borrascas del otoño. Entonces, ¿qué hay de diferente este año? La diferencia esta temporada ha radicado fundamentalmente en que en esas fechas prácticamente ninguna estación ha podido hacerlo en la Península y, lo que es menos habitual aún, también ha sido así en muchas estaciones de los Alpes.

Solamente el no poder haber abierto los primeros días del mes de diciembre ya supuso un duro varapalo para muchas estaciones y sectores cercanos como la restauración o la hotelería, que hacen un buen porcentaje de sus ingresos en esas fechas; pero tampoco suponía nada que no se pudiese enmendar con alguna que otra buena nevada a lo largo del mes. Sin embargo el mes pasaba y, como agricultores esperando las lluvias que salven sus cosechas, todos seguíamos con los ojos fijos en el cielo, en los partes de nieve y en el hombre del tiempo. Pasó diciembre y ni rastro de nieve. Es más, temperaturas cálidas por toda Europa. Tan cálidas que muchas pruebas del calendario de competiciones de esquí, snowboard, freestyle y saltos de esquí se tenían que cancelar por falta de nieve a lo largo y ancho de Europa, incluso en países tan septentrionales como Finlandia. En Pirineos, sin ir más lejos, la prueba de trineos tirados por perros Pirena 2007, tuvo que ser aplazada por primera vez en los diecisiete años que lleva celebrándose.

Desde muchos sectores empiezan a llegar las voces de alarma. Ya no sólo las estaciones de esquí son las perjudicadas (a mediados de enero consideraban unas pérdidas cercanas al 40%), sino que las tiendas de material ven mermar sus ingresos y sus dueños se ven obligados a adelantar las rebajas del material duro, los profesores de esquí y snowboard dan un porcentaje reducidísimo de clases, las agencias de viajes especializadas en nieve comprueban como las reservas caen y se derivan al turismo urbano… y así una sucesiva lista de sectores asociados al turismo invernal.

 
Y en estas que empiezan a aparecer numerosas noticias y artículos en casi todos los medios de comunicación asociando la crisis del sector con el “Calentamiento Global del planeta”. Y entre todas las informaciones, la más inquietante para el sector fue un informe de OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) que alertaba sobre la necesidad que habrá en el futuro próximo de abandonar una buena parte de las estaciones de esquí que no estén a cotas superiores a 1200 o 1500 metros en los Alpes, y de 2000 metros en el caso de Los Pirineos, ya que el constatado y además predecible aumento global de temperaturas hará que no puedan garantizar nieve en sus instalaciones.

Mientras tanto enero va pasando y ni rastro de nevadas. Y además pocas estaciones son las que pueden hacer funcionar sus cañones de nieve dadas las templadas temperaturas que se dan por toda Europa. Pero, un momento. Si estamos hablando de Calentamiento Global, ¿por qué en otras regiones del globo, como las Montañas Rocosas de Canadá o el estado de Colorado en EEUU, están recibiendo numerosas y copiosas nevadas en esas mismas fechas? ¿Por qué en la estación argentina de Las Leñas tienen todavía nieve en pleno verano austral? Quizás no haya que alarmarse tanto por el calentamiento global y sencillamente sea un invierno atípico…

Según declaró el Dr. Rolf Buerki, geógrafo experto en geografía económica de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Zurich, en el primer Congreso de la Industria del snowboard celebrado en la estación suiza de Laax en el 2004, “El cambio climático está sobreestimado a corto plazo, pero subestimado a largo plazo. Aplicado a la industria del turismo de invierno las consecuencias serán una menor regularidad en las nevadas e inviernos más cortos, con temporadas de esquí entre enero y abril, en vez de entre diciembre y mayo” Y así parece que está siendo esta temporada, por lo menos en lo que llevamos de año, ya que no fue hasta finales de enero que llegó hasta la Península un temporal que cortó carreteras, incomunicó pueblos y dejó nieve incluso al nivel del mar…Según Lev Karlin, rector de la Universidad de Meteorología de San Petersburgo en unas declaraciones publicadas en Euronews: "Hace un tiempo, habría dicho que es un capricho de la naturaleza, pero las últimas cifras demuestran que el calentamiento es muy rápido, de lo que se deduce que el hombre está acelerando las cosas".

Lo que es innegable es que el turismo por sí mismo contribuye al cambio climático, ya que coches y aviones son responsables de una gran cantidad de CO2 que se emite a la atmósfera, y a mayor energía requerida por la industria turística mayor desventaja para el clima. Entonces, si la industria del turismo de nieve es parte del problema, ¿cómo ser parte de la solución? Por ejemplo, en EEUU la Asociación de Estaciones de Esquí creó hace ya siete años la Asociación Keep Winter Cool, para combatir con medidas educativas el cambio climático y adoptar medidas medioambientales en sus estaciones que ayuden a conseguir un modelo sostenible de “resort” turístico.

Pero ante este panorama no todo es pesimismo. El director de Gstaad, una de las estaciones más prestigiosas de Suiza, declaró para en el verano del 2006 que el aumento de temperaturas también podía ser un factor que atrajese más turistas a Los Alpes. De hecho, su principal teleférico vendió en los veranos más cálidos, en el 2003 y 2006, un veinte por ciento más de tickets, principalmente por visitantes que precisamente huían de la ola de calor. Otro ejemplo es la empresa catalana de construcción y mantenimiento de snowparks Snowpark Division que, ante la falta de nieve a principio de temporada en la mayor parte de las estaciones en las que trabajan, dieron la vuelta a la tortilla y pasaron a construir parks en tierra para los aficionados del motocross, en vez de en nieve para los aficionados al snowboard. 

Y esa capacidad de adaptación será probablemente la clave en el futuro. Las estaciones de esquí, al igual que toda una industria dependiente de la nieve tendrán que, como cualquier otra industria ante un cambio de escenario, adaptarse de la mejor forma posible a los “tiempos” que se avecinan.

3 Comentarios »

  1. calentamiento global 25 abril, 2007 at 5:50 pm - Reply

    creo q todo eso del calentamiento global es to un negocio cm to, y si alguien a leido el foro lo q se publico de un meterologo sabran xq lo digo.

    a sidoa tipico xq viene una miniiglaciacion, x lo q primero el planeta se calienta para logo enfriarse.

    buenas nieves

  2. Sierra NEvada 28 abril, 2007 at 4:21 pm - Reply

    En Sierra Nevada han cerrado con 1,5m de nieve en Borreguiles, mas que cuando abrieron.

    Ya no solo es que nieve o no, esque las empresas que gestionan las estaciones de esqu? estan podridas, vease cetursa.

    Ayer neb? en sierra nevada otra vez y estamos a finales de abril y la estaci?n cerrada…

    Asi no se puede…

  3. calentamiento global la come 3 mayo, 2007 at 5:20 pm - Reply

    esto es un arreglo todo indicva que esto ya deberia estar

Deja una respuesta »